Magnate coreano pagaría de contado avión presidencial

1.15.2020
Actualidad y Noticias

De contado, así es como el empresario coreano, Pumsoo Ra, ratificó ayer desde Seul su oferta para comprar el polémico avión presidencial y así quitarle de encima a México la responsabilidad de costear renta, albergue y mantenimiento de la aeronave. De esta manera, también ofrcer al gobierno mexicano un catálogo de opciones de bajo costo para la transportación de funcionarios federales. cabe mencionar que fue apenas en el pasado mes de junio del 2019 que el mismo empresario ofreció 600 millones de dólares por la aeronave.

Resultado de imagen para Pumsoo Ra

De acuerdo con el columnista de SDP, Plácido Garza, el presidente de la empresa Cerritos Holdings, con sede en Seúl y operaciones en todo el mundo, explicó que dio instrucciones a su representante en México, Andrés Marcelo Arredondo Méndez, para que reactive el contacto con las autoridades federales a fin de concretar esta oferta, que según los últimos avalúos realizados en California -a donde fue enviado el TP01 hace un año- su costo oscila en los $130 millones de dólares.

Sobre la información dada a conocer ayer en la conferencia mañanera, Arredondo Méndez especificó que operacional y financieramente sería más conveniente para el gobierno federal hacer el trato con el empresario coreano, debido a que eso evitaría dividir en 12 partes las acciones para la compra de la aeronave, posibilidad que circuló ayer en diversos medios.

“Esa partición obligaría al gobierno a negociar y mantener relaciones con 12 empresas, cuando con Cerritos Holdings todo se haría mediante un depósito en efectivo por el valor actualizado del avión y no habría necesidad de negociaciones posteriores”, dijo y agregó.

La oferta del magnate coreano -líder mundial en el sistema sale lease back- incluye varias posibilidades para que el gobierno escoja la que mejor le acomode.

“Una de ellas es comprarlo, acondicionarlo a cómo el gobierno quiera y rentárselo con un contrato muchísimo menos agresivo que el que actualmente paga a Boeing y de ésta manera, los viajes del presidente y de muchos de sus funcionarios serían menos caros que los que hoy resultan al estar viajando por aerolíneas comerciales.
Además, está el tema de la seguridad y del hecho de que cada vez que el presidente vuela, pierde comunicación con sus cabezas en cuanto a temas cruciales de gobernabilidad”, añadió Arredondo Méndez.

Otra es el “sale and lease back” en sí, que consiste en pagarle al gobierno mexicano el valor actualizado de la aeronave; luego, Cerritos Holdings absorbería la deuda remanente con el dueño del avión -que es Boeing- y en seguida, lo rentaría a alguna aerolínea como Emirates u otras de ese calibre, que le darían a Pumsoo Ra una renta que estaría dispuesto a compartir con el gobierno mexicano.

La oferta de Pumsoo Ra puede abarcar a todas las aeronaves que siguen dando servicio al gobierno federal. “Si el señor presidente y sus colaboradores quieren vendérmelas, también se las puedo comprar”, puntualizó.

Entradas relacionadas