El telescopio James Webb, listo para brindar la mirada más lejana que se haya tenido del univers

6.2.2021
Ciencia y Tecnología

El telescopio James Webb ha pospuesto su lanzamiento para ser puesto en órbita por más de un año: la pandemia ha retrasado el uso de un instrumento con el cual se podrá observar cómo era el universo hace 13,500 millones de años.

Como la luz tarda en viajar: las capacidades de este telescopio podrían registrar lo que pasó hace millones de años en galaxias lejanas. Y aunque la próxima fecha de lanzamiento quedó fijada para el 31 de octubre: a más tardar en diciembre podría volar este poderoso artefacto.

Para ponerlo en órbita, se ha dispuesto de cohetes Ariane 5 diseñado por la Agencia Espacial Europea para alcanzar órbitas bajas: la particularidad de estos propulsores es que se despliegan del módulo como si se tratara de una pieza de origami. Cada cohete tiene un diámetro de 5.4 metros.

Y el telescopio como tal tiene una envergadura de 6.5 metros, y dieciocho espejos hexagonales, junto con un espectrógrafo NIRspect capaz de enfocar solo la luz que se desea observar: una clualidad que permitirá atravesar nubes de polvo, gas e incluso galaxias para encontrar los objetos más distantes.

Otra parte del equipo de este telescopio es el espectrógrafo infrarrojo MIRI que duplica la capacidad el actual telescopio Herschel, que era considerado el más avanzado en su tipo.

El telescopio James Webb recibe su nombre en honor al segundo administrador de la NASA, quien llevó a cabo el programa espacial Apolo.

Entradas relacionadas