La descendencia de Hidalgo

Miguel Hidalgo nació el 8 de mayo de 1753 en Corralejo Guanajuato.

Compartir

El gobierno mexicano se dedicó a buscar a los descendientes de Miguel Hidalgo para otorgarles una pensión.

Martes 08 de Mayo del 2007
Escrito por:Redacción

A l parecer, no solo fue el padre de la patria sino también padre de familia.

Hidalgo era un hombre brillante, hablaba seis lenguas, entre las que se encontraban el otomí, el nahuatl y el tarasco; fue rector de su alma máter, el colegio de San Nicólas; además, era un afamado lector de los autores franceses de la ilustración como Voltaire y Moliere, algo que en esa época era considerado un escándalo pues dichos autores escribían contra la iglesia y la corona española.

Bebedor y bohemio, Hidalgo tenía fama por organizar reuniones en las que se representaban obras de teatro y se jugaba a la baraja. Era común que Hidalgo se trasladara del pueblo de Dolores, a donde había llegado en 1803, al vecino pueblo de San Miguel el Grande para participar en tertulias en casa de su amigo, el capitan Ignacio Allende. En 1808, con la invasión de Napoleón a España, las tertulias se convirtieron en juntas de carácter político. El resto de la historia es de todos conocido. Hidalgo encabezó la lucha de independencia por un periodo muy breve aunque muy fructífero.

Después de su muerte, ocurrida en Chihuahua el 30 de julio de 1811; el gobierno virreinal se encargó de degradar su figura a tal grado que sus familiares directos acabaron por esconderse de la vida pública. Recordemos que la primera etapa de la guerra de independencia se caracterizó por la indiscriminada comisión de delitos por parte del ejército insurgente por lo que la imagen de los principales líderes quedó muy manchada.

La descendencia de Hidalgo

Uno de los cargos que le fincaron a Hidalgo durante su juicio eclesiástico, era el de violar el voto de castidad. Hidalgo era famoso por sus conquistas, se sabe que engendró por lo menos cinco hijos con tres diferentes mujeres: Manuela Ramos Pichardo, Josefina Quintana y Bibiana Lucero.

Después de que se oficializó la independencia de México, el gobierno mexicano se dedicó a buscar a los descendientes de Miguel Hidalgo, Ignacio Allende y José María Morelos para ofrecerles una pensión vitalicia.

En 1826 se llevó a cabo con bombo y platillo el "Bautizo" de una supuesta hija natural de Miguel Hidalgo, Agustina Hidalgo y Costilla; la joven contaba con 26 años y el gobierno decidió otorgarle una pensión que constó de un estanquillo ubicado cerca de la catedral metropolitana para que pudiera vivir de sus ventas. Bastó el dicho de la joven para que el gobierno la aceptara como hija de Hidalgo pues no se encontraron documentos confiables que la ligaran con la familia del cura de Dolores. Al parecer, Agustina no procreó descendencia pues enviudó muy joven.

En 1867 apareció Guadalupe Hidalgo y Costilla quien aseguraba ser nieta natural de Miguel Hidalgo. Envió una carta al presidente Benito Juárez solicitando una pensión para su subsistencia pues, según ella, vivía en la miseria y con su madre muy enferma. Aseguraba ser hija única de don Mariano Lino Hidalgo y Costilla (Hijo de Manuela Ramos y Miguel Hidalgo) quien había prestado servicios militares de 1810 a 1828 y había sido teniente coronel de caballería.

Juárez ordenó otorgarle una pensión vitalicia de 1200 pesos anuales. Durante las fiestas del centenario de 1910, Porfirio Díaz se hizo acompañar por Doña Guadalupe en la mayoría de los eventos. Aunque con algunos atrasos por las condiciones inestables del país, se sabe que Guadalupe siguió cobrando su pensión hasta su muerte en 1920.

En 1867 apareció Juan Hidalgo y Costilla, quien se proclamó nieto de Miguel Hidalgo y hermano de Guadalupe. Exigió mediante un escrito publicado en un periódico, una pensión similar a la de su hermana. Sin embargo, el gobierno no lo reconoció como tal y falleció en 1877.

En 1947 los hermanos Joaquín y Eduviges Hidalgo y Costilla solicitaron al congreso una pensión vitalicia al asegurar ser bisnietos de Hidalgo. Sin mayor investigación, el congreso aprobó la pensión y se les otorgaron 15 pesos diarios a cada uno hasta el día de su muerte. Una más, el 22 de noviembre de 1953, se le otorgó pensión de 25 pesos diarios a Agripina Hidalgo y Costilla, al igual que los casos anteriores, ninguna autoridad verificó la linea genealógica de Agripina quien en 1977 seguía cobrando la pensión.

En 1985 autoridades municipales de Dolores Hidalgo Guanajuato, otorgaron un reconocimiento al señor Víctor Vázquez Mendoza como descendiente "legitimo" de Miguel Hidalgo. Se le perdió la pista hasta que en 2006 fue entrevistado por el periódico La Jornada. Según su dicho, es hijo de Juliana Mendoza, tataranieta del cura Hidalgo.

En todos los casos, podemos advertir que se trata de un fraude o de familiares del cura Hidalgo pero no necesariamente descendientes en linea directa. No hay, hasta el momento, documento alguno que pruebe que los descendientes reconocidos por el gobierno lo sean realmente. Lo más probables es que los verdaderos hijos del cura Hidalgo nunca fueron beneficiados por el gobierno. Como ha sucedido en muchos otros casos, se trató de oportunistas que se aprovecharon del espíritu patriotero de los presidentes en turno.

publicidad
publicidad